CAMPOS DE LUNA
Mansilla de las Mulas
606 20 17 90
info@camposdeluna.es
CAMPOS DE LUNA

Campos de Luna


 

Donde la Tierra de Campos se encuentra con las montañas de León, aquí es donde elaboramos con mimo el auténtico queso de oveja. Siguiendo la tradición más ancestral, a partir de leche cruda de oveja y añadiendo solamente cuajo animal natural y fermentos autóctonos (Autóctono) propios provenientes de la maduración de la leche de nuestras ovejas.

Nos encontramos en un territorio único en la Tierra de Campos, de gran tradición en la elaboración de quesos de oveja. Nuestra quesería, perteneciente a la S.C. Colemasa, está situada en la localidad histórica de Mansilla de las Mulas, en el corazón del Camino de Santiago, a 20 kilómetros de la también histórica y monumental ciudad de León.

En nuestra quesería realizamos todo el proceso de elaboración de nuestros productos, tratando con las más estrictas normas de higiene y salud alimentaria cada una de las tareas de este proceso.

En Campos de Luna nos dedicamos a la producción artesanal (Artesano) y a la comercialización de productos lácteos derivados de leche de oveja, principalmente quesos y, en menor medida, leches fermentadas (yogures) y postres lácteos.

Roberto Domínguez es nuestro maestro quesero. Veterinario de profesión y turófilo de vocación, es un amante de la naturaleza y un meticuloso estudioso de las variables que intervienen, no solo en el proceso de elaboración y maduración de los quesos, sino principalmente en la alimentación y cuidado de las ovejas. Analiza con detalle cómo influyen en la calidad del producto final, en las características organolépticas que hacen tan preciados nuestros quesos, todas aquellas pequeñas posibles variaciones en cualquier factor que intervenga en cualquier etapa del emocionante y romántico proceso de obtener una leche de calidad y elaborar con ella un queso único natural (Natural) de leche cruda de oveja.

Con la misma exigencia y dedicación, Roberto elabora nuestros quesos uno a uno, de manera totalmente artesanal. Y los trata con mimo, también uno a uno, durante el tiempo necesario, en las cámaras de maduración, logrando un proceso de afinado óptimo, que confiere a nuestros quesos unas características naturales y complejas sensorialmente, que tratan de hacer emocionar a quienes prueban nuestros quesos.